yoga

¿Cómo el yoga cambia tu cuerpo y tu mente?

El yoga: estupenda práctica para superar dificultades y potenciar lo bueno

La vida nos brinda muchas alegrías y momentos reconfortantes pero, también y como es lógico, muchos momentos difíciles de caos y frustraciones. Para potenciar los buenos momentos y, de paso, minimizar los complejos, nada mejor que el yoga. En primer término, el yoga nos brinda felicidad.

Para tal efecto, esta práctica ancestral nos permite abandonar la nociva auto-medicación que llevamos a cabo cuando no estamos bien. Además, nos abstiene de comer compulsivamente, de ingerir alcohol y de tomar medicamentos adictivos.

La calma: el estrés es ineludible en la actualidad. Sin embargo, el yoga nos permite convivir con él, mediante técnicas depuradas de respiración y, además, a través de la introspección que puede cambiar los efectos nocivos del estrés.

Ahora, es evidente que es necesario pagar las clases de yoga, aún en aquellos países en los que esta práctica ancestral es muy popular, como es el caso del Perú.

Para tal efecto, nada mejor que Paysafecard Perú, que se está imponiendo en éste país suramericano, cada vez con más fuerza. Es muy útil por cierto, para pagar las clases de yoga mediante el novedoso sistema prepago que ofrece esta compañía austríaca.

La confianza: la autoestima y la confianza en sí mismo, es otro de los postulados del yoga, por lo que, mediante su práctica, podremos deshacernos de aquellos miedos, temores e inhibiciones que tanto daño nos hacen.

Ello, nos conducirá a un cambio de vida, dado que los pequeños y progresivos avances, van generando un sentido positivo respecto de nosotros mismos. La confianza es primordial, cuando de relacionarnos con nosotros mismos y con el entorno, se trata.

Los cambios físicos con la práctica del yoga

meditazionePérdida de peso: aunque la mayoría de las personas no se involucran en el yoga, con la finalidad de deshacerse de esos kilos de más, también es cierto que se trata de un efecto secundario que nos hará sentir bien anímicamente y en lo que respecta a la salud física y mental, en general.

La gratificante sensación de purificación corporal y mental, además de la desintoxicación que experimenta el cuerpo luego de cada sesión de yoga, nos conduce a un estado de salud casi que ideal.

De otra parte, el cuerpo nos empieza a pedir, de manera natural y sin necesidad de acudir a un nutricionista y, menos aún, a un psiquiatra, alimentos más nutritivos y, de paso, a negar esos “alimentos” pesados, procesados y, muchos de ellos, llamados “comida chatarra”. Veremos cómo la salud física y mental, se va apoderando de nosotros.

Fuerza: a medida que van transcurriendo las sesiones de yoga, sentimos más fuera en el cuerpo, al tiempo que las posturas del yoga (que, al principio, son difíciles de hacer) se tornan mucho más accesibles.

Cuando descubrimos la conciencia corporal y asumimos los consejos de un buen instructor, nuestra práctica del yoga llegará a un nivel superior y sin vuelta atrás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *